jueves, 8 de abril de 2010

mansedumbre

“JASÓN: Qué eras antes de mí Mujer
MEDEA: Medea”

Medeamaterial, Heiner Müller

Soy

una mujer furiosa
una Medea en potencia
capaz de maldecir la semilla del hombre
de matar a su estirpe
a dentelladas.

Soy

una mala mujer
rota por la electricidad
encadenada a una pureza blanca
con hambre de metal
de sienes húmedas.

Mi cuerpo luce
marcas de cadenas.

Y ni siquiera eso
me hace salvaje.

3 comentarios:

Claudia dijo...

uuuuuuuu, bienvenida a bloggyworld!!!!!

(qué mono te ha quedao hija)

i (latina) dijo...

Ni Jasón, ni Egeo, ni ningún otro pudo domarla..y eso está bien. Pero yo a tí no te siento una mala mujer, una Medea hechizando por odio ni por venganza. Ser libre (o intentarlo) es mucho más bonito que ser mala, y yo te sé más libre que chunga.
Jo, me has desperezado las ganas de volver a mi libro de mitología. Qué bien leerte, Clara.

Clara dijo...

Una "mala mujer" no tiene por qué ser una mujer malvada. Medea, por ejemplo, es una mala mujer (en el sentido de una mujer que no ejerce de buena mujer, que no cumple con lo que "debe" ser una mujer) pero no la encuentro malvada. No ejerce una maldad gratuita, su odio tiene sentido. Es, en realidad, una víctima, una rebelde.
Pero creo (este es uno de estos textos que salen y no sabes de dónde) que no hablo de mí. O no sólo de mí. O de otra yo.
Qué bien que me leas y que te lea a propósito de lo que lees.