viernes, 4 de marzo de 2011



has llegado al fondo de la noche

quebrada como el templo

la boca abierta al mundo

y el mundo entre los dientes

sostenido

al filo de la herida y la violencia


has vuelto desdoblada del viaje

tiemblan todos los cuerpos

que habitan en tu cuerpo

las manos que aún tantean el abismo

desde la altura blanca de las sábanas


el grito se desploma sobre tu carne nueva

el peso calma al animal

doma su pecho la percusión oscura


libera el aleteo de mil pájaros negros





7 comentarios:

alicia dijo...

muy bueno, muchacha

te echo el ojo, he dicho!

Leonardo B. dijo...

[entre a luz nocturna e palavra do dia, a palavra renasce dentro do poema, na subtil forma de grito, calmo, pleno]

um abraço,

Leonardo B.

Clara dijo...

Gracias, Alicia, nos echamos el ojo mutuamente (que así en la literalidad es un poco gore).

Leonardo B., gracias por la [luz], por el lenguaje nuevo. Nos leemos.

i (latina) dijo...

'tiemblan todos los cuerpos/que habitan en tu cuerpo'.

este poema es violento, bestial. negro cuervo.

Clara dijo...

Leo "violento, bestial. negro cuervo" y pienso primero que no soy yo quien te escucha, sino esta otra. Luego pienso que soy yo y me da pudor, mucho.
Sé que no hacen falta, pero gracias por leer.

Marga López Morales dijo...

Este poema es precioso.

Clara dijo...

Gracias, Marga, mil gracias.